De Forzar los Procesos a Respetar los Límites

Una reflexión sobre la importancia de aprender a respetarse y cuidar de uno…

María Clara Ruiz - Psicóloga Valencia y Dénia

de-forzar-los-procesos-a-respetar-los-limites

La imagen es la de estar en tierra viendo una montaña que hay para escalar. Empezar a subirla haciendo grandes esfuerzos. Poco a poco, ir ganando en flexibilidad, en habilidad, en estrategia, acercándose a la meta cada vez más. Llegar. Por fin llegar.

Empezar a tomar aliento para disfrutar del logro conseguido se ve truncado por la siguiente imagen. Otra gran montaña, más alta que la primera se alza ante los ojos incrédulos del/la valiente caminante, que no alcanza a completar todo su ciclo de inspiración y espiración cuando ya está recomenzando la marcha. Esta vez también llega a la meta pero, de nuevo, ni siquiera alcanza a tomar aire cuando viene la tercera gran montaña, por supuesto, un poco más alta que la anterior. Y así sucesivamente…

Ver la entrada original 816 palabras más

Anuncios

Huyendo hacia adelante, hacia atrás, hacia afuera, hacia adentro…

Muy interesante post sobre la evitación y las estrategias que empleamos de modos conscientes o no para no exponernos a lo que nos duele, impidiendo con ello nuestro desarrollo personal y perpetuando el sufrimiento emocional.

María Clara Ruiz - Psicóloga Valencia y Dénia

huyendo-hacia-adelante-hacia-atras-hacia-afuera-hacia-adentro-

Huimos… permanentemente. Ante situaciones conflictivas, escapar resulta fácil o, como mínimo, menos difícil que enfrentarlas directamente. Nos defendemos del sufrimiento, de la soledad, de la crítica, del abandono. Huimos hacia todas partes y hacia todos los tiempos, con tal de no permanecer en el único lugar y momento donde hay que estar: en el aquí y ahora.  

Los mecanismos de defensa están ahí para protegernos. Y más vale ser conscientes de su presencia y gestionarlos, que pretender expulsarlos violentamente o intentar convencer —y convencernos— de que no existen, de que somos la fotografía más genuina de la transparencia. No funciona, porque el autoengaño no suele ser un buen antídoto para los miedos. 

Ver la entrada original 701 palabras más